Tattoo

Me gustaría comentar aquí cómo soy en mi trabajo. Contar de mi experiencia profesional, los estilos de tatuaje y motivos que prefiero y que tipo de relación tengo con mis clientes.

Empecé a tatuar en 1999 y desde entonces vivo de ello. Tuve mi propia tienda y trabajé en muchas otras, en diferentes países. Busco perfeccionar mis conocimientos constantemente, principalmente porque amo lo que hago y disfruto aprendiendo, también porque, por más que estudie, jamás sabré todo. (si quiere saber más a respecto de mi experiencia profesional, clica aquí)

SOY UNA FAN DE LOS CLÁSICOS DEL TATUAJE. TENGO VERDADERA FASCINACIÓN POR EL ARTE ORIENTAL, ESPECIALMENTE EL IREZUMI, PERO TAMBIÉN APRECIO MUCHO OTROS ESTILOS TRADICIONALES, COMO EL POLINESIO O EL OLD SCHOOL. Y JAMÁS QUISE ENCASILLARME.

Como tatuadora, deseo satisfacer al cliente y saber plasmar la idea que me trae. Algunas veces es sencillo, y otras es todo un reto lograr hacerlo y disfruto mucho de ello. Además, me encanta que me saquen de mi zona de confort. De no ser por esto, no hubiera evolucionado en mi profesión. Estaré eternamente agradecida a todos aquellos que han confiado en mi y han dejado la piel, literalmente.

El proceso de elección y creación del dibujo es fundamental para hacer un buen tatuaje, y por ello siempre dedico el tiempo necesario para conocer la historia de los que vienen tatuarse conmigo, entender lo que quieren y orientarles para encontrar el mejor modo de trasformar sus ideas y sueños en dibujos.

Mis tatuajes resultan de la experiencia que tengo y los procesos creativos junto a mis clientes. Además, son una mezcla de mis gustos personales y los suyos. Son dibujos únicos que están hechos por mis manos, pero nacen de dos cabezas y dos corazones. Así lo veo y me siento afortunada por saber que muchos de mis clientes comparten los mismos sentimientos.