Biografía

Caroli Dilli nació en Porto Alegre, capital de la provincia de Rio Grande do Sul en Brasil, es la mayor de tres hermanas y creció en un barrio pobre y peligroso como tantos otros en las grandes ciudades en Brasil.

 

De pequeña, como tantos niños, le encantaba dibujar. A los 14 años, después de mucho pedir a su madre se tatuó por primera vez y fue cuando surgió la idea de vivir haciendo tatuajes. A los 18, celebró la mayoría de edad con el segundo tattoo. Después de estos, vinieran unos cuantos más. Y a los 19 años pudo realizar el viejo sueño que en su día parecía inalcanzable, el de empezar a tatuar.

En el año de 1999, con pocos recursos y muchas ganas, mientras trabajaba en una biblioteca restaurando libros antiguos, abrió su tienda en compañía de César de Cesaro que también soñaba con lo mismo. En aquellos tiempos aprender a tatuar era bastante más difícil, el acceso a internet era muy limitado, y casi no habían publicaciones a respecto de tatuajes. Y en Porto Alegre, como en toda Sudamérica, habían pocos profesionales que se dedicaban a ello, casi todos trabajaban solos y no solían coger aprendices. Debido a esto, Caroli y Cesar han empezado juntos siendo autodidactas y ayudándose como podían. Aunque Verani Fontana, uno de los pioneros del tatuaje en el Sur de Brasil, haya prestado gran ayuda y servido como un modelo a seguir desde aquella época y hasta hoy para Caroli.

Al principio ella lo tuvo muy difícil, también por ser mujer, y tener que abrir camino en una profesión que entonces era mayoritariamente de hombres, en una tierra bastante machista y conservadora. Fue la primera mujer a tatuar en su ciudad, y eran muy pocas las tatuadoras que se podían contar por todo el país.

Estuvo siete años tatuando en Brasil, en su tienda Casa de Xiva con César de Cesaro, posteriormente también con Peter Klegues.

Dedicaba su tiempo a tatuar, dibujar, y también a administrar la tienda, que tuvo mucho éxito. En la búsqueda del conocimiento del tatuaje y del arte ha andado muchos caminos y se encontró a sí misma. Estuvo viajando, yendo a convenciones de tatuajes y exposiciones de arte, buscó profundizarse en la cultura oriental y siempre investigó a respecto de simbologías, religiones y mitologías diversas con el fin de buscar mejores formas de plasmar las ideas en la piel.

Con mucho gusto estudió Bellas Artes en la UFRGS (Instituto Federal do Rio Grande do Sul), donde pudo aprender de grandes maestros y colaborar con artistas de otras áreas. Y en la universidad, además de perfeccionar el dibujo y la pintura, también pudo experimentar con la fotografía, escultura, cerámica y grabado.

Pasó el tiempo y Caroli quizo realizar otros sueños, el de conocer otros sitios, otros idiomas, inspirarse con nuevas influencias y trabajar con otros tatuadores. Seguir aprendiendo. En 2006, vino a España y actualmente vive en Madrid. Estuvo viajando por Europa, han sido muchos países recorridos, papeles dibujados y miles de pieles tatuadas. Cabe destacar el nombre de algunas tiendas y tatuadores que son dignos de toda su admiración y respecto.

Estuvo cuatro años en Mala Sangre Tattoo Studio (2009-2012), en el corazón de Madrid, con sus grandes amigos Joel Mala Sangre y D Abraham Cruz, y ahí siempre tendrá su casa y su familia. Caroli lleva con orgullo la insignia de la tienda tatuada en la muñeca izquierda.

También en Madrid, en Arte Blanco Tattoo (2013-2014), pasó dos años en la buena compañía de Maik Romero, y de él Caroli se lleva un lettering precioso en el pecho.

En Birmingham-UK estuvo tatuando como artista invitada. Algunas veces en Modern Body Art, de Jo Harrison y Matt Hunt, una tienda con más de quince años de historia. Otras veces, en The Body Garden, donde pretende volver siempre a visitar alguien muy importante en su vida, su antiguo compañero de Casa de Xiva en Porto Alegre, Cesar de Cesaro. Caroli lleva varios tatuajes de Cesar, que logra aplicar y combinar los colores en los tatuajes con perfección y tiene un estilo muy auténtico.

Para Galicia, en la Coruña, se escapa muchas veces a pasarlo super bien y a currar mucho en Katattoomba con Korti Katattomba, Pérez Onp y Samuel Pujades Suárez.

Tuvo el placer de pedalear y tatuar por Copenhague en compañia Manu Londono Días y Javier Pantoja en Dark Crow Tattoo, una tienda muy especial, buenos profesionales de estilos diversos en un ambiente muy familiar.

Siempre que puede vuelve a las raíces en Porto Alegre para seguir aprendiendo del gran tatuador, empresario y persona Verani Fontana, en la mejor tienda de la ciudad, Verani Tattoo, y trabajar con un equipo que cuenta con mas de diez tatuadores altamente calificados.

Actualmente tatúa en F.M.N. Tattoo, con sus tan queridos Lolita Borges Cunha y Pepe Gutierrez, dos grandes tatuadores que le aportan muchísimo dentro dentro y fuera de la tienda.

Caroli sigue buscando mejorar sus técnicas de tatuaje y dibujo, y sabe que puede aprender mucho colaborando con los demás tatuadores y artistas, y aceptando retos cada vez más grandes de los clientes, que muchas veces sorprenden con sus ideas. Por esto, siempre está abierta a nuevos proyectos y con ganas de conocer nuevos lugares y gentes.

0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Pin
X