El negocio del tatuaje aumenta con la Segunda Guerra Mundial

Soldados y marines hacen cola para tatuarse, sobre todo con motivos militares.