Primeros grandes centros americanos del tatuaje

Nueva York y Chicago se tornan los dos primeros grandes centros del tatuaje en Estados Unidos. Al mismo tiempo, se extienden las rutas de los ferrocarriles y posibilitan la llegada de las atracciones circenses a más ciudades, esto facilita la comunicación y el aprendizaje entre los tatuadores.

Abrir chat