El tatuaje como forma de sellar un compromiso

En Japón, entre los siglos XVII y XVIII, surge la practica del irebokuro en los barrios de placer.

Irebokuro significa “lunar insertado” y son tatuajes de puntos negros como símbolo de vinculo sentimental. Al final la practica se extendió por todo el país, incluso en la clases altas.

Los lunares fueran dando paso a formas más elaboradas, como palabras o nombres y se han dado a conocer como kishobori, que significa “tatuaje ofrenda” o “juramento tatuado”.

A parte de una promesa de fidelidad o amor entre dos personas, un kishobori podía ser una oración o un juramento dedicado a los dioses. También podía ser una promesa que el individuo se hacía a sí mismo.

https://es.wikipedia.org/wiki/Horimono_(tatuaje)#Tatuaje_penal_o_irezumi
Moriarty, Yori. (2015) : Irezumi Itai. Tatuaje Tradicional Japonés. Gijón, Satori Ediciones.
Pinheiro Maués, Juliana (2019): Bravos citadinos: estudo das representações da tatuagem em estampas de ator do kabuki de Utagawa Kunisada. Repositório da produção científica e intelectual da Unicamp.